miércoles, noviembre 10, 2004

después

Después sigue quedando un vacío que el tiempo irá olvidando. Pero siempre estará ahí. Seguimos sonriendo y pasando momentos realmente increíbles (poco a poco) pero el vacío quedará, como una espina clavada en el corazón.

Hasta que el tiempo olvide o el cerebro procese. Aún así, poco queda por hacer. El daño está hecho, las lágrimas se han perdido a caudales y el corazón está triste.

Poco a poco obligamos a nuestro cerebro a encontrar una idea que nos ayude a vivir mejor con el dolor, y nos agarraremos a ella desesperadamente.

¿Qué es mejor, olvidar o procesar? ¿engañarnos o analizar? ¿reir a pesar de todo o llorarlo todo bien hasta desahogarnos?

Al fin y al cabo el dolor lleva a más dolor: la impotencia y la rabia se traducen en energías negativas (mal humor, pesimismo) que acaban cayendo donde menos esperábamos, produciendo más dolor. Pagando con nuestros cercanos nuestras propias frustraciones.

¿Habrá un después de todo esto? ¿querremos vivir con él?

Y cuando todo lo entendamos y terminemos el proceso de análisis de las causas del dolor... ¿podremos evitarlo en un futuro más o menos lejano? ¿dolerá siempre igual? ¿perderemos algo de nosotros mismos?

¿Cómo se llena el vacío... después?

1 Comentarios:

A las 9:42 p. m., Blogger Fenjx dijo...

:)
Me apetece poner las palabras "pongo la mano sobre tu hombro" sobre tu hombro.
Me apetece poner las palabras "te miro a los ojos" en tus ojos para que entiendas que entiendo tus palabras.

No se si tengo respuestas a tus preguntas, pero dejame que ponga las palabras "sigue adelante" entre tus manos.

 

Publicar un comentario

<< Inicio